¿Vale la pena migrar de manera irregular?